El mundo no está precisamente para muchas alegrías, pero Barcelona ha decidido darse algunas últimamente. Algo se está moviendo. A la decidida apuesta para optar a los Juegos Olímpicos de invierno en el año 2030 se ha sumado la ya segura celebración de la Copa del América de vela en 2024 en la ciudad. En ambos casos se trata de acontecimientos de alcance planetario en los que han resultado clave la implicación de la sociedad civil, la iniciativa privada y un poderoso afán de abrirse al mundo, patrones todos ellos reconocibles desde hace más de medio siglo en el Trofeo Conde de Godó.

Alineado con este resurgir de Barcelona, ciudad a la que siempre ha estado apegado a lo largo de los años como aliado indisoluble, el torneo celebra hoy el retorno de la normalidad tras dos ediciones afectadas por la pandemia: no hubo torneo en el 2020, y en el 2021 la final se disputó con apenas 1.000 espectadores en la pista central debido a las restricciones marcadas por los organismos sanitarios. Esta edición, la número 69, devolverá todas aquellas sensaciones perdidas previas a la irrupción del coronavirus. La cita empieza hoy y se alargará hasta el 24 de abril, fecha elegida para la celebración de la gran final.

Las fechas

Inicio del torneo: 16 de abril
La final: 24 de abril​

Las gradas se llenarán a buen seguro porque los aficionados locales a la raqueta, numerosos, entendidos y de perfil transversal (sin distinción de edad ni de sexo), echan de menos las pistas del Real Club de Tenis Barcelona (RCTB) y, en especial también, porque el nivel de los tenistas volverá a ser extraordinario gracias a la dedicación del director David Ferrer. Más allá de Rafa Nadal, si hay un nombre que está cautivando en las pistas esta temporada es el del joven Carlos Alcaraz. A sus 18 años, el colosal talento murciano ya se ha colado en las listas de los mejores especialistas del mundo, ha ganado torneos de solvencia, destacando el de Miami, y promete dar guerra en Barcelona como lo hace cada vez que se viste para competir. Salvando las distancias, es tentador establecer una relación entre este fenomenal arranque de carrera y los inicios también explosivos de un adolescente Rafa Nadal.

La lista de estrellas es amplia y no se detiene ahí. Nada menos que nueve jugadores participantes en el Godó están en la actualidad entre las 20 mejores raquetas del mundo, y tres de ellos forman parte con toda justicia del grupo de los grandes elegidos: el top ten .

Uno de ellos es el griego Stéfanos Tsitsipás, finalista del torneo el año pasado derrotado por el rey indiscutible de la pista central del RCTB, Rafa Nadal, con 12 títulos. Tsitsipás no tira la toalla y aspira a lograr su primer Godó. Otros tenistas que destacar son el italiano Sinner y el noruego Ruud.

Más allá del tenis, el Godó pretende seguir cumpliendo las expectativas como lugar de encuentro tanto de aficionados como de profesionales del sector, así como de patrocinadores, que tienen en las instalaciones del RCTB y en Barcelona una oficina al aire libre idónea para fortalecer sus marcas y afrontar nuevos proyectos.