ESPAÑA – SUECIA

La campeona de Europa está de vuelta. Los Hispanos han resuelto su cita más peliaguda de la primera fase del Europeo de balonmano 2022 con un partido fabuloso y una victoria sobre la poderosa Suecia (32-28) que les abre de par en par las puertas de la ‘Main Round’.

Con un partido muy equilibrado, sin apenas fallos y con sensaciones muy positivas, España ha recuperado su consistencia grupal para deshacerse de la subcampeona del mundo con la aportación positiva de multitud de sus jugadores, desde el arranque de Agustín Casado hasta los ocho goles de Ángel Fernández, pasando por los latigazos de Cañellas (7 goles) o los deliciosos siete metros de Aleix Gómez. Y así con todos y cada uno de los Hispanos presentes en Bratislava.

El poder del grupo ha vuelto a ser el protagonista de una España que ha superado los errores de su debut y ha sumado su segunda victoria en dos partidos en este Europeo. Una victoria sobre Bosnia Herzegovina en la tercera jornada permitiría a la selección española avanzar con dos puntos a la ‘Main Round’, el gran objetivo de esta primera fase.

Publicidad

Poder hispano

España tenía marcada en rojo esta fecha en el calendario del Europeo y se había preparado el partido a conciencia. Y lo estudiando en la concentración lo trasladó al 40×20 a la perfección. Los Hispanos partieron con la novedad de Agustín Casado en lugar de Tarrafeta en el equipo inicial, y Casado respondió con creces.

El central del BM Logroño anotó los dos primeros tantos de España en el partido, contrarrestando el buen inicio de Gottfridson y evitando las paradas de Palicka. Durante los primeros minutos el partido fue un intercambio de golpes, con ataques muy rápidos de Suecia y más sosegados de España.

El primer aviso de los Hispanos llegó precisamente en una parcela en la que naufragaron en su debut, las superioridades. Esta vez España sí las aprovechó y arrancó su primer parcial de 3-0 con la primera exclusión sueca, de Labergren. Acababa de empezar el recital goleador de Ángel Fernández, muy inspirado este sábado.

Pero Suecia se mantenía firme. Hasta la entrada de Joan Cañellas. El veterano jugador de Santa María de Palaoutordera dio un nuevo aire con su entrada y su intimidación en los disparos de nueve metros. Dos tantos suyos consecutivos, sumados a uno anterior de Solé, elevaron a España a una ventaja de +4 (17-13) a finales del primer tiempo, que acabó 17-14.

Pero Suecia no lo puso nada fácil y arrancó el segundo tiempo de nuevo colocándose a uno con Gottfridson a lo suyo. España, muy concentrada en defensa, con Peciña impecable, consiguió contener las acometidas suecas, que no lograron consumar la remontada en ningún momento, pese a la emoción que le imprimió al choque en la recta final.

La precisión de Wanne desde el extremo dio muchos problemas a España, que con un arreón final de Tarrafeta consiguió mantener la ventaja y llevarse el partido con un claro 32-28 a favor.