Sufrió lo indecible hasta el último kilómetro, pero finalmente Braden Currie no pudo evitar ceder la segunda posición ante el empuje de Lionel Sanders en el Mundial IRONMAN de St. George que se ha disputado este sábado.

Aun así, el neozelandés, de 35 años, logra su mejor resultado hasta ahora en un Campeonato del Mundo de IRONMAN (fue 5º en Kona en 2018). Además, lideró la carrera desde los primeros compases de la carrera a pie hasta que le superó Kristian Blummenfelt, a la postre ganador de la prueba, en el kilómetro 30.

«La carrera de mi vida», decía tras terminar la competición completamente extenuado. De hecho, no pudo acudir a la rueda de prensa oficial porque necesitó más tiempo que el resto para recuperarse. 

Sí aguantó la ceremonia de entrega de trofeos. De hecho, cuando estaba subido al tercer cajón del podio, se bebió de un solo trago el vaso de cerveza que les ofrecieron a los tres medallistas.

El noruego y el canadiense se limitaron a probarla con un pequeño sorbo, pero Currie estaban tan deshidratado que hizo lo que coloquialmente se conoce como un ‘hidalgo’, al estilo de Marc Gasol cuando éste ganó el título de la NBA con Toronto hace unos años.
—————————————-
SÍGUENOS EN INTERNET Y REDES SOCIALES:

Página WEB: https://www.triatlonweb.es/
Facebook: https://www.facebook.com/revistatriatlon
Twitter: https://twitter.com/revistaTriatlon
Instagram: https://www.instagram.com/revistatriatlon/
Otras revistas de Motorpress Ibérica: https://www.motorpress-iberica.es/